<>
Índice

El Todo y la Nada

El Todo y la Nada

X CerrarVolver a meherbaba.es

El Todo y la Nada

Índice

Los cuatro viajes

Dios es Infinito y Su Sombra también es infinita. La Sombra de Dios es el Espacio Infinito que aloja la Esfera Densa infinita, la cual, con sus acontecimientos de millones de universos, dentro y fuera del alcance del conocimiento de los hombres, es la Creación que fue emitida desde el Punto de Finitud en la infinita Existencia que es Dios.

En estos millones de universos hay muchos sistemas con planetas, algunos en estado gaseoso, algunos en estado sólido, algunos que son roca y metal, algunos que tienen también vegetación, algunos que también han desarrollado formas de vida tales como gusanos, algunos también peces, algunos también aves, algunos también animales, y unos pocos que también tienen seres humanos.

Así es que en todas las miríadas de universos hay planetas en los cuales los “Siete Reinos” de la Evolución se manifiestan; y donde la evolución de la Consciencia y las Formas se completa.

Pero es solamente en el planeta Tierra donde los seres humanos se reencarnan y comienzan el Sendero de la Involución hacia la Auto-Realización.

La Tierra es el Centro de esta Esfera Densa Infinita de millones de universos, puesto que es el Punto al cual todas las almas con consciencia humana deben emigrar para iniciar el Sendero de la Involución.

Este Sendero de la Involución tiene siete Estaciones y con la llegada a la séptima Estación se completa el Primer Viaje hacia Dios.

Aunque la culminación de este Viaje es la Meta de todas las almas humanas, sólo muy pocas lo emprenden en un momento dado. La llegada al final de este Viaje es ahogar la individualidad en el Océano de Consciencia Infinita, y la culminación del Viaje es la absorción del alma en el estado de Yo-soy-Dios con plena consciencia, y, como Dios, experimenta Poder, Conocimiento y Dicha Infinitos.

De todas las almas que completan el Primer Viaje, muy pocas emprenden el Segundo Viaje. Este Viaje no tiene estaciones. Es un viaje instantáneo; el viaje de la Consciencia infinita siendo sacudida de su absorción en Yo-soy-Dios, para morar en Dios como Dios. En este estado la individualidad es recobrada, pero la individualidad es ahora infinita, y esta Infinitud incluye la Consciencia Densa, experimentando así como Hombre y como Dios, Poder, Conocimiento y Dicha Infinitos en medio de la Máxima finitud donde el Alma ilimitada conoce Su infinitud en medio de la limitación.

El Tercer Viaje es emprendido solamente por aquellos que han completado el Segundo Viaje y cuyo destino es sobrellevar la carga del ejercicio del Poder, Conocimiento y Dicha Infinitos y de esta forma vivir la Vida de Dios como Hombre y como Dios simultáneamente.

Sólo hay cinco Maestros de este tipo viviendo en la Tierra en cualquier momento dado, y ellos controlan el movimiento de los universos y los asuntos de los mundos de los hombres. Sólo cuando uno de estos Cinco Maestros Perfectos se desprende de Su cuerpo, puede uno de los que moran en Dios como Dios, avanzar y completar el Tercer Viaje para ocupar el Puesto vacante.

Es el deber de estos Cinco Maestros Perfectos precipitar el Advenimiento del Antiguo (Avatar) y entregarle el cargo de Su propia Creación.

Todos aquellos que viven la Vida de Dios en la Tierra y todos aquellos que moran en Dios como Dios en la Tierra, cuando se desprenden de sus cuerpos, también se desprenden para siempre de sus vehículos Sutil y Mental y desaparecen completamente como Dios, reteniendo la Individualidad infinita y experimentando Poder, Conocimiento y Dicha Infinitos. Este es el Cuarto Viaje.

En realidad estos Cuatro Viajes nunca son recorridos, pues Dios no tiene a dónde viajar. Él es sin principio y sin fin. Y todo lo que tiene la apariencia de ser, apareció de Eso que no tiene principio y vuelve a Eso que no tiene fin.

El buscador de perlas
El tabernero