<>
Índice

El Todo y la Nada

El Todo y la Nada

X CerrarVolver a meherbaba.es

El Todo y la Nada

Índice

El tabernero

Los poetas sufíes utilizan la imagen del vino y sus efectos para describir el Camino del Amor y la condición del amante. Saqi es el tabernero, Rind es el cliente y Maikhana es la taberna. Saqi-ul-Irshad es el vinicultor que elabora y vende el vino al por mayor: el Tabernero de los taberneros.

Así como en el mundo hay muchas tabernas en donde el vino joven y sin madurar, e incluso adulterado, es vendido a bajo precio, ocasionando la locura a quienes lo beben y destruyendo sus cuerpos y mentes, de igual modo en el Sendero Espiritual hay saqis que no han dejado madurar el vino de amor recibido del Saqi-ul-Irshad, y que lo han utilizado ellos mismos inmediatamente para obtener la embriaguez de experiencias espirituales de poco valor, añadiéndole incluso alcoholes puros para aumentar su potencia; y lo venden a cualquiera por monedas de poca monta.

Y de nuevo, así como hay tabernas en donde sólo el vino de buena cosecha es almacenado para conocedores, así también hay saqis que son santos y santos perfectos (walis y pirs) que tienen el vino maduro del amor por Dios únicamente, siendo el precio que han pagado por este, el sacrificio de cuanto les es cercano y querido; y este precio, a su vez, lo requieren a quienes acuden a ellos.

Entre aquellos que han pagado este precio a través de muchas vidas, uno tiene la rara fortuna de ser invitado por el Saqi-ul-Irshad a visitar su cava. Y le da a este una pequeña copa de su barrica especial, y esto lo subyuga completamente y queda fusionado con Dios. Y a uno de entre muchos íntimos así, lo hace como a sí mismo: un Saqi-ul-Irshad.

El Saqi-ul-Irshad es el Qutub, el Maestro Perfecto, quien es el pivote del Universo. Él es Todo-poder y tiene la autoridad de usarlo como le plazca. Nunca le concede a uno la embriaguez (masti), sino que ocasiona que uno vea a Dios cara a cara, y a algunos los hace uno con Dios. Como dice Hafiz:

“Quien es Saqi-ul-Irshad puede, con su mera mirada
o deseo, transformar el polvo en la piedra filosofal que
transmuta al simple metal en oro.“

Y algunas veces sucede que hay alguien que ha servido fielmente al Saqi-ul-Irshad en vidas anteriores, y ahora ni siquiera tiene la recompensa del vino más barato, y el Maestro se acuerda de él y lo llama y le da el pequeño trago del Vino que da la Realización y, tal vez, hace de él un Saqi-ul-Irshad.

Los cuatro viajes